Fundación IDEAL
Agenda
 
Disminución de tasas y ampliación de la oferta crediticia
Además de la disminución de las tasas en términos nominales y reales, existió una importante ampliación de la oferta crediticia. No sólo aumentaron los préstamos en pesos al sector privado, sino que también creció fuertemente el stock de créditos en moneda extranjera.

Con el objetivo de promover una baja sistemática y sostenible de la tasa de inflación, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) adoptó un esquema de metas de inflación en 2016. Mediante este esquema, el BCRA anunció explícitamente sus metas y eligió la fijación de una tasa de interés de referencia como herramienta para cumplirlas. Después de haber subido fuertemente en 2016, hasta alcanzar 38% anual, la tasa de referencia inició un camino descendente hasta inicios de 2017. En los nueve meses de este año, la tasa de política monetaria se mantuvo en valores aproximadamente estables, subiendo únicamente en el mes de abril. Desde ese entonces, la misma se mantiene en 26,25%.

La tasa de política monetaria está en la actualidad apenas 3 puntos porcentuales por debajo del nivel que mostraba un año atrás, aunque la mayoría de los productos financieros que ofrecen los bancos en la ciudad de Mendoza han reducido sus tasas en una magnitud mayor.

En agosto de 2017, las tasas de las herramientas con las que cuentan las empresas para financiarse en el mediano plazo en pesos, fueron las que experimentaron la mayor disminución con respecto al mismo mes del año pasado. Tal es el caso de las líneas de leasing (dirigidas a la compra de bienes de capital), que se ubican actualmente en una media de 24,4%, cuando un año atrás promediaban 33,5%; es decir, la tasa se redujo más de 9 puntos porcentuales. Por su parte, los créditos prendarios tuvieron una reducción promedio cercana a 7 puntos y se ubican actualmente en torno a una TNA de 24%.

Los productos de financiación a corto plazo también disminuyeron sus tasas, aunque en menor magnitud que en el caso de las de mediano plazo. La mayor caída se observó en el pago expreso de cupones (servicio que le permite a la empresa cobrar las ventas realizadas con tarjeta de crédito a las 48 horas), ya que la TNA promedio en agosto de este año fue 6,8 puntos inferior a la que se observó en el mismo mes de 2016, pasando de 33% a 27%.

El acuerdo en cuenta corriente, que permite a la empresa girar en descubierto hasta un límite asignado, también experimentó una reducción de su tasa (6,6 puntos) y actualmente se ubica en 36% anual. Una herramienta similar, el descubierto sin acuerdo, que permite girar por encima del límite asignado, también disminuyó su costo, aunque en una magnitud mucho menor: bajó 4,2 puntos porcentuales. Este último producto es el más costoso entre los relevados, al poseer una TNA cercana a 47% anual.

Si una empresa constructora desea descontar certificados de obra, debe pagar una tasa de 26% anual, 6,4 puntos menos que hace un año. Para descontar cheques, es decir convertir en efectivo cheques de pago diferido, una pequeña/mediana empresa mendocina debe pagar una TNA de 25%, valor que es 5,3 puntos menor que el que se observaba en agosto del año pasado.

Finalmente, la tasa de un crédito a 12 meses se redujo 6,2 puntos en un año, al pasar de un promedio de 33% en agosto de 2016 a 27% en la actualidad.

El financiamiento a empresas en el largo plazo también se abarató en el año actual.

Con respecto a la financiación en dólares, también se observaron caídas en las tasas de las líneas a corto plazo. La prefinanciación y financiación de exportaciones (que permite descontar cartas de crédito y documentos de embarque vinculados a cobranzas por exportaciones) bajó de una TNA de 5,8% promedio en agosto de 2016 al 4,2% actual. Por su parte, la financiación de importaciones (herramienta que permite pagar bienes importados) posee en la actualidad una tasa alrededor del 5,4% anual, 2,3 puntos menos respecto al mismo mes del año anterior.

Se destaca que, además de la disminución de las tasas en términos nominales y reales, también existió una importante ampliación de la oferta crediticia. No sólo aumentaron los préstamos en pesos al sector privado (15% en términos reales) en el segundo trimestre en Mendoza, sino que también creció fuertemente el stock de créditos en moneda extranjera (57% en términos reales).

Además, surgieron nuevas líneas de créditos en las distintas entidades financieras con las tasas más bajas del mercado, así como también líneas especiales para PyMes en bancos comerciales (por ejemplo, créditos especiales para todo destino para franquicias de determinadas marcas).  En la mayoría de los casos se ampliaron los montos máximos a prestar, y en algunos casos también se extendieron los plazos de devolución. Se destaca también el crecimiento que mostraron los créditos hipotecarios (mayormente destinados a personas físicas), que en muchos casos tienen tasas indexadas por Unidades de Valor Adquisitivo (UVA).

Otro punto a destacar está relacionado con la heterogeneidad de tasas existentes entre las distintas instituciones financieras para un mismo producto.

La mayor brecha se observó en agosto de 2017 en el acuerdo en cuenta corriente, producto que se ofrece al 25% en la entidad con la tasa mínima y al 50% en la entidad con la tasa máxima. La brecha llega a 25 puntos porcentuales. La siguiente brecha en magnitud es la del descubierto sin acuerdo, que llega a 21 puntos porcentuales. En relación al descuento de cheques, la tasa mínima se encontró en 17,5%, cuando la máxima se ubicó en 32,5%, lo que implica una brecha de 15 puntos. El préstamo amortizable a 12 meses y el descuento de certificados de obra ostentaron en agosto de 2017 una brecha similar, que llegó a casi 14 puntos. Por su parte, un préstamo prendario se ofreció como mínimo con una tasa de 17% y el máximo llegó a 26%, una diferencia de 9 puntos porcentuales. En el caso del pago expreso de cupones, la TNA mínima rondó los 22 puntos y la máxima 30 (una brecha de 8 puntos). El leasing tuvo la menor brecha entre las herramientas de financiación en pesos, llegó a casi 6 puntos porcentuales (tasa mínima 20% y máxima 25,9%).

En el caso de las herramientas de financiación en dólares, la brecha se ubicó alrededor de 4 puntos porcentuales, tanto para el caso de financiación de exportaciones como de importaciones.

contacto@ideal.org.ar

Compartir en FacebookCompartir en Tweeter